Una es ninguna !

Por Mar Ríos*

Skylight, Cueva Hoyo del Guano, Foto;Julia Froylan



Apenas es domingo en la mañana y ya el pavimento estrena un tapiz de carne humana, susurro suavemente “El carnaval llegó, llegó…”, de eso no hay duda; un beso y 20 000 consejos, el amor se expresa con sus misteriosas variantes; traigo el orgullo en la espalda y la fuerza en el corazón, el día se aclara y aún más al ver tu sonrisa, y la tuya y también la tuya. Ya somos 4, pudimos ser más, pudimos ser menos, pero es lo que somos y no hay vuelta atrás, ojos centellantes nos distinguen, sinuosidad en el cuerpo, un contingente de generaciones, de una, de esta y de aquella, el raciocinio es nuestra bandera, jinetes sobre ruedas y aluminio abren el paso, ya es hora de partir.


Fig, 1 Ubicacion de las Cuevas, "El Infiernillo","La Cuartilolla", "Hoyo del Guano" y "El Guajal"

Se escucha por ahí “…Preguntando se llega a Roma…”, y es eso lo que hacemos, una, dos y muchas veces más, que bien se siente aplicar las frases de los padres, de los abuelos y de los de antes que ellos, esos que seguramente metamorfean. ¿Existe alguien que nos haya dicho algo similar? Parece que todos viven en su propia Xalapa y alrededores, y aún así, hemos llegado a un supuesto Paso del Toro…una zona llena, repleta de construcciones, conjuntos habitacionales, es un espectáculo interesante producto de la arquitectura, la ingeniería civil y los guerreros que dan la cara y hasta el alma; a lo que venimos... ¿conocen de alguna cueva por aquí?, los rostros se pierden con el sol detrás de ellos, sus cuerpos se ven tan alargados desde donde estamos, silencio, otro silencio, “¡Ah!, sigan este camino de postes eléctricos, llegan hasta el río y a la izquierda se encontrarán con un paredón, quizá es allí, en la propiedad de Don Juvencio que en paz descanse, ese que sacó oro de una cueva en su terreno”, no se diga más, la esperanza no se ha ido, al contrario, se afianza firmemente. El auto llega hasta donde debe llegar, se queda en medio de un terreno fraccionado y para uno, ese límite no existe, seguimos adelante, la voz de la experiencia se escucha en todo el camino, bajamos a un arroyo, uno que debió ser hermoso, con todo y su languidez de aguas negras, hay un residuo de belleza, un sentimiento de nostalgia se nota en los rostros; sin saber como, estamos de pie sobre piedra volcánica, avanzamos por una brecha, la cual, simula, un camino de lava, el paredón se alza majestuoso, aunque dejamos la visita para más tarde, seguimos sobre el camino y las conclusiones surgen de todos los elementos, queremos hallar la cueva a como dé lugar, tan solo hay vestigios, los restos de lo que pudo ser, aunque la luz nos invade en todo su esplendor, creemos que ahí debió existir la cueva, ahora borrada del mapa por la necesidad de vivienda, el crecimiento poblacional y demás. El paredón, un monumento de la Revolución, y hasta un acueducto y sabrá Dios qué más, con su entrada en arco, con su gran presencia, luce ahora como el mausoleo de nuestra cueva, un “palo” de durazno lo decora, y nos envuelve con la sutil fragancia de sus flores, color rosa y amarillo suave, pequeñas y livianas “…son como niñas…” alguien dice y en su pensamiento sigue “…las niñas que somos”, guardamos respeto y admiración, rendimos honores; más atrás, una casa abandonada, la casa de Don Juvencio.




Tubos de Lava superpuestos, Cueva Hoyo del Guano,Tepetates. Foto;Julia Froylan



Es relativamente temprano, las 11:15 h, si encontramos este Paso del Toro, por que no encontrar al otro: San Antonio Paso del Toro, se decide continuar con la búsqueda, en la carta topográfica hay algo que lo pide a gritos…dejemos atrás el fraccionamiento Las Cumbres, pónganse el cinturón, que traemos bastante combustible, y este emparedado con manzana ha transformado el panorama…ya nadie nos para, antes de Plaza Cristal, se avista la señalización (a la derecha) hacia El Castillo y de ahí pa´lante, hacia Tronconal, no sabemos cómo pero el día parece diseñado para estos eventos, la gente en Tronconal nos envió a Seis de Enero, marcha atrás por el mismo camino, “…llega a una gasolinera y agarra camino de terracería a la izquierda, y prontito llega a San Antonio Paso del Toro, claro que sí”, y tal cual fue, llegamos en menos de 5 minutos a dicho lugar, ni siquiera nos adentramos, una tienda enmarcaba al poblado, ya estar ahí era muy bueno, y lo que vino…¡ah jijos!.




Fig 2, Posible conexion entre cuevas. Distancia entre Cuevas; Hoyo del Gunao y El Guajal 240mts., entre el Guajal y La Caurtilolla 590mts.


Al pie de la puerta se encontraba, Don Melesio Vázquez, con rostro afable, como si nos conociera de tiempos antiguos, dijo lo siguiente: “Muchachas, claro, aquí nomás está una cueva, pero debe bajar con cuerda… y sí,, así es, es la Cueva del Infiernillo, aquí nomás en el Tres Potrillos…pero hay otras, una enorme, híjole creo que no tiene fin, entramos desde las 7 de la noche, eran las 3 de la madrugada y todavía seguía, está en Tepetlán, allá pregunten por mi cuñado, Jesús Aguilar…está bien cerquita, aquí mismo, agarre el camino de vuelta, váyase por Cafetal y llegarán a Tepetates, Tepetlán…¡que como dan con Jesús!, ustedes pregunten que ahí todos lo conocen…sí, aquí vendemos para hacer toritos…vayan, pásenla bien, hasta luego…se llama la Cueva del Mango, pues tiene uno atravesado en una de sus entradas…hasta pronto muchachas”…perplejidad seguida de euforia, a 25 m de ahí el rancho “Tres Potrillos”, Don Víctor, nos recibió alegre y sincero, atrás de la casa, justo ahí, una pequeña oquedad de 1-1.2 m de diámetro, completamente vertical el descenso, aproximadamente de 10 m, volcánica…”El infiernillo”, tan solo la ubicamos con la tecnología disponible el GPS, una breve plática, observación de puntos para colocar sistema y una frase amorosa de despedida, desde el fondo nos dice:”Los espero…”

Rumbo a Tepetates, ya un señor nos aconseja irnos por la carretera hacia Alto Lucero, en el entronque hacia Almolonga, tomar el camino a la izquierda y no por el de terracería pasando por Cafetal, nos conviene, pues es hora de darle fin a los masajes de carretera; una voz exclama a la izquierda, pero su tono se pierde en el mar de los pensamientos, sin querer entramos a Almolonga, allá nos reciben las familias y su tarde de domingo, el calor arrecia, el paisaje se muestra árido, el pollo crudo llora inconsolable dentro de esa tina polimérica, el sol le envía sus latigazos, es mejor decir gracias e irnos inmediatamente. Regresamos al entronque y tomamos el camino a la izquierda, es maravilloso, estamos en Tepetlán. Una carnicería es lo primero que está a nuestro alcance, empieza el pueblo y ya el carnicero nos dice santo y seña de Don Jesús, ¡no, pues sí que es muy popular este señor! Llegando a la Iglesia, vuelta a la derecha, en las últimas casas, ahí en una de esas, vive. Frente a su casa, sobre el pórtico, lo llamamos, repetimos su glorioso nombre y a falta de uno, sale toda la familia: “No está, ¿qué deseaban?...ah sí, él es el que conoce las cuevas…” “¿Quién me busca? “alza la voz, henchido y rojo el propio Don Jesús Aguilar.


Fig 3, Cueva "El Infiernillo"Producto del Aparato Volcanico Cerro Gordo, a la terminacion del Rio de Lava Naolinco



Una Odisea, la prolongación de ésta en Tepetates, con Don Jesús, y sus pequeños nietos Luis y Angélica Foto3, el número de cuevas parecía no tener fin, con todo lo que nos contaba, ya nos llevó a “La Cuartilolla”, a un sky Light de la misma, a la del mango que en realidad le llaman “Hoyo del Guano”, a otra, “El Guajal” y sus propuestas seguían. Todas fueron ubicadas en GPS, nos metimos a la mayoría, destacando una, la cueva “Hoyo del Guano” con dos entradas, una por fuerza con cuerda, un tiro de 18 metros y la otra, una reducida entrada de 40 cm de alto con un ángulo de 45 grados, por la cual accedimos, para encontrarnos a pocos metros con la entrada del tiro en un nivel medio, esto es, en este nivel, se debe de utilizar una cuerda para bajar los 9 m restantes del tiro de 18 m. Don Jesús comentó que se había improvisado una escalera justo en ese nivel medio y así es, un resto fútil de ella se vislumbra; dibujamos entonces esa habitación receptora de vida, pues hay indicios de ésta a cada paso ó gateada: guano a montones. La piedra aunque volcánica, se nota como tallada, rasga, por supuesto, pero no tanto como en Los Tuxtlas, esperamos, el experto entienda nuestros garabatos con forma, por la aplicación de lo visto en el pasado taller “Topografía básica”, nos tomamos un tiempo, que tranquilo es estar ahí, reflexionar acerca de su formación, pensar hasta dónde podemos llegar por un camino al fondo del tiro, que según, es interminable, nos cae de golpe todo: Proyecto Jilotepec, el cual requiere frescura, renacimiento y justo eso es lo que obtenemos. El ocaso se aproxima, el puerto nos envía siluetas en el aire, hay que regresar, no sin antes, beber agua proveniente de un pequeño manantial; Don Jesús trae cuerda para rato, no más, muchas gracias.

Fig 4, Carta Topografica INEGI E14B27 JALAPA 1:50 000

Los niños fueron muy entusiastas; Luisito sabía perfectamente el origen de esas cuevas, claro, en sus palabras de poema, “…vienen del vientre del volcán…” ó algo así, ya me corregirán; Angélica a pesar de vivir ahí, nunca había ido, gustosa nos acompañó, fue una gran oportunidad para ella.

Y Lucy dijo: “Caballo flojo a su casa aprieta el paso”

El regreso no por regreso, menos eufórico, galletas, jugo, fruta y sale, apurando el paso, pues un carnaval de autos nos esperaba paciente en la caseta de Cardel, y nosotros pensando que estaría tranquila, que no habría tráfico ¡qué vá!...pero lo bueno, lo mejor, ya se había dado y ya con eso teníamos para cualquier adversidad. Buscando una cueva, dimos con una, y con otra y otra y quién sabe cuántas de haberle seguido el paso a la gente de Tepetates. Como decían aquéllos, los viejos de mi alma: Una es ninguna.


Don Jesús, y sus pequeños nietos Luis y Angélica, Foto3;Julia Froylan



__________________________________________________________

Mar Rios / Guia Oficial del Grupo Espeleo de la Coordinacion de Espeleologia, CEMAC Veracruz


Nota: Debido a la prospección llevada el pasado 3 de Febrero de 2008 a cabo por la cuadrilla de espeleólogas Lucy Elvira, Julia Froylan, Cona Rosas y Mar Ríos pertenecientes al Grupo de Espeleo de la Coordinación de Espeleología CEMAC Veracruz, se extiende el área de estudio del Proyecto Vulcanoespeleologico Jilotepec. Ya que gracias al apoyo de lugareños ubican cuatro cuevas de origen basaltico llamadas “La Cuartilolla”, “Hoyo del Guano” y “El Guajal” a parecer tres de ellas tienen relación y posible conexión entre las mismas subterráneamente, ya que distancias en superficie están entre los 240 y 590mts de distancia con dirección al SE según el trazo y ubicación de las mismas en fotografía aérea. Respecto de la Cueva El Infiernillo, esta al parecer es producto del derrame del aparato Volcánico de Cerro Gordo, este ultimo colindante de la lengua de lava Río Naolinco producido por Volcancillos. Por lo anterior se programara una visita a la zona para Explorar y Topografiar dichas cavidades para agregarlas al Catastro Espeleológico Veracruzano asi como integrarlas al Proyecto Jilotepec.

G.Gassós / Coordinador de Espeleología CEMAC Veracruz

Comentarios

Entradas populares de este blog

Expedicion al Rio TONTO!!!

El Boqueron!!!